¿Cuánto pierden económicamente las empresas por DDoS y malware?

Los ataques cibernéticos pueden hacerle pasar un mal rato a cualquier empresa, sin importar su tamaño, la pérdida de información tiene un impacto importante en su economía.
Las pérdidas económicas consecuencia del cibercrimen pueden ser bastante dolorosas para una empresa o, en este caso, para el sistema bancario mexicano. En las semanas que se dio a conocer la noticia de que al menos 300 millones de pesos y una mayor regulación a las operaciones de 50,000 pesos o más fueron el saldo, hasta ahora, de un ciberataque al software que usan las instituciones financieras en el país para conectarse al Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios del Banco de México (Banxico).
 
El ataque cibernético que sufrieron algunas instituciones financieras afectó su proceso de conexión con el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), lo que propició que diversos bancos operen bajo un programa de “contingencia”, que genera un retraso en las transferencias electrónicas.
 
A finales del mes pasado se afectó el cierre de operaciones en el mercado bursátil, ya que los inversionistas se quedaron cortos de dinero en algunas posiciones, riesgo que tendrán que asumir los bancos involucrados si se confirma que no alcanzaron a procesarse.
 
Lo anterior pudo ser un ataque conocido como Negación de servicio (DDoS, por sus siglas en inglés) obligando a los organismos bancarios a operar en su sistema alterno, manifestando así la lentitud de los pagos el fin de semana. Según el informe de Accenture y Ponemon Institute “2017 Cost of Cybercrime”, esto nos enseña que cada vez se necesita más tiempo para subsanar ciberataques que emplean malware, en especial hablando de WannaCry y NotPetya (55 días frente a los 49 de 2016). Precisamente, este tipo de ataques con software malicioso son los más costosos para las empresas.
 
ransomware
 
Los efectos negativos de un ciberataque pueden ser muy variados: robo de información, crisis de reputación, pérdidas económicas, daños irreparables en los equipos e infraestructura técnica, etc. Por eso, es conveniente tener en cuenta una serie de medidas que aumenten el nivel de protección de tu empresa y reduzcan al mínimo el posible impacto del cibercrimen.
 
¿Cómo se pueden controlar estos incidentes? Panda Security fue el primer fabricante en fusionar dos tecnologías: la seguridad reactiva del antivirus y la tecnología proactiva para brindar alertas ante comportamiento malicioso. La unión de estos dos tipos de seguridad derivó en un agente capaz de monitorizar en tiempo real todo lo que sucede en el equipo del usuario final.
 
Según un estudio de Accenture sobre el costo del cybercrimen, un mayor entendimiento del costo de este fenómeno podría ayudar a los ejecutivos a reducir la brecha entre sus propias defensas y la escalada creatividad de los ataques, así como el aumento en la cantidad de actores amenazantes.
 
De acuerdo con cifras de diversos actores en la industria de ciberseguridad, durante 2017, se causaron 7.5 millones de ataques de negación de servicio distribuido (DDoS, por sus siglas en inglés), provocando en el 56% de los afectados un impacto financiero de entre 10,000 y 100,000 dólares, casi el doble con respecto a los costos relacionados con este tipo de ataques en 2016.
 
Particularmente México sufrió 14,237 ataques DDoS, lo que representó 39 amenazas por día y 2 por hora; el tamaño de ataque más grande fue de 44.4 Gbps. El 44.61% de estos ataques provienen desde nuestro mismo país, siguiéndole Estados Unidos (26.96%), Irlanda (16.18%) y Alemania (12.26%).
 
Más allá de la prevención y remediación, si falla la seguridad, las empresas se enfrentan a costos inesperados por no ser capaces de administrar sus negocios de manera eficiente para competir en la economía digital.
Visto 95 veces Modificado por última vez en Jueves, 07 Junio 2018 13:38
Inicia sesión para enviar comentarios