Cuando la PC ya no es suficiente: estaciones de trabajo contra servidores

Cuando llega el momento de reforzar la infraestructura de TI en los negocios y dar el paso más allá de la PC ordinaria, surgen interrogantes sobre adquirir una estación de trabajo o un servidor y cuál es mejor para cumplir los objetivos de la empresa.
Las empresas, pequeñas o muy grandes, requieren contar con equipos confiables y dotados de especificaciones lo suficientemente avanzadas como para para trabajar en entornos de múltiples procesos. Todo ese trabajo no puede descansar en una computadora ordinaria de sobremesa, de ahí que las empresas busquen equipos que les permitan ejecutar sus procesos de manera ágil y segura, como los servidores y las estaciones de trabajo.
 
El problema es que no todos conocen la diferencia entre estos equipos y la duda es cuál adquirir. Sobre el tema conversamos con Javier Pezúa, Client Solutions Marketing Manager en Dell, y Raúl Aguilar, gerente de producto de Workstation para HP México. Ellos abordan las características de unos y otros equipos, destacan sus diferencias y explican las posibilidades de escalabilidad para extender su vida útil.
 
Los expertos explican que las estaciones de trabajo ofrecen mayor rendimiento que cualquier PC de escritorio o computadora personal, especialmente en su poder de procesamiento y de manejo de gráficos. Se caracterizan por estar conectadas a una red pero no por compartir archivos ni periféricos como impresoras en esa red.
 
Estos equipos que ya entran en lo que se conoce como gama alta son utilizados generalmente al uso comercial en tareas que exigen alto desempeño. Incluso a veces hacen la función de servidores.
dell-precision-workstation-family-1
 
Pero los servidores son palabras mayores. Estos equipos ejecutan sistemas operativos especiales que les permiten compartir recursos en la red con otras computadoras, como software, archivos, base de datos, periféricos…
Aplicaciones especializadas
 
Pezúa comenta: si me preguntan qué es mejor entre un server y una workstation y en qué ambiente, la respuesta es muy corta: un servidor generalmente se utiliza en un centro de datos, mientras que una estación de trabajo está diseñada para el uso personal de un especialista. La diferencia entre unos y otros es que un servidor es un equipo que brinda servicios para uno o más dispositivos conectados, como parte de una arquitectura cliente-servidor. Un servidor puede centralizar y proveer a sus “clientes” de aplicaciones, base de datos, archivos, etcétera.
 
Por otro lado, las estaciones de trabajo facilitan a los usuarios el acceso a los servidores y periféricos de la red. “Es una computadora personal que se usa para ejecutar software y aplicaciones especializadas que hacen un uso intensivo de la unidad central de procesamiento (CPU), la memoria RAM y el procesamiento gráfico. Ejemplo de ellos es el software para diseño 3-D y aplicaciones para ingeniería, arquitectura, animación, entre otras especialidades, comenta Pezúa.
 
 
Para Aguilar una estación de trabajo “tiene aplicaciones bastante significativas tanto en diseño gráfico (diseño de productos, diseño de arquitectura e ingeniería) y análisis de datos, es decir procesar grandes cantidades de información a través del uso de herramientas de procesamiento de base de datos. Otros dos usos dentro de la industria del cómputo personal, serían la parte de realidad virtual: reproducción de realidad virtual y creación”.
HPZ
 
Una workstation tiene mayor relevancia en el sentido de creación –continúa Aguilar-, ya que son equipos optimizados para generar contenidos que estimulan la realidad en la que vivimos o que son capaces de aumentarla a través de ciertos componentes, detalles y elementos que enriquecen la realidad en la que vivimos y que son capaces de insertar los artículos dentro de esa realidad. El segundo es lo que llamamos Machine Learning o Inteligencia artificial, proceso mediante el cual las máquinas reciben grandes cantidades de información, la analizan y son capaces de generar patrones de acción a partir de dicho análisis.

La inversión

En cuanto a las cantidades que necesita invertir una pyme para contar con servidores o estaciones de trabajo los entrevistados coinciden en que tanto los servidores como las estaciones de trabajo tienen una amplia gama de precios y todo depende de la configuración que se necesite según el uso que se le quiera dar a la máquina. El rango de precios es muy amplio se mueve entre los 9,000 y los 330,000 pesos.
 
“Un primer servidor, básico, que centralice los datos e información empresarial, puede ser muy asequible. Por otro lado, los más potentes y seguros, enfocados en aplicaciones de misión crítica, pueden llegar a costar mucho dinero”, explica Pezúa.
 
Si hablamos de estaciones de trabajo, por los recursos que demandan, estos equipos generalmente tienen un precio más elevado que las computadoras de uso doméstico orientadas para software de ofimática o aplicaciones sencillas.
Aguilar, de HP, explica que el monto de la inversión depende del uso y giro de la empresa pero que HP proporciona herramientas para optimizar este monto gracias a su cercanía con los fabricantes de software, “lo cual nos permite entender los requerimientos puntuales de los mismos y generar configuraciones optimizadas a sus necesidades”.

La escalabilidad

Los usuarios siempre buscan la manera de extender la vida de sus equipos, de ahí que unja inquietud muy frecuente es qué posibilidades de escalabilidad se tienen con cada uno de estos equipos. Pezúa enfatiza en la importancia de que los clientes escojan equipos que puedan crecer según cambien las necesidades en el mediano y largo plazo, que garanticen amplia flexibilidad y tengan certificaciones por parte de los ISV (desarrolladores de software) que garantizan el óptimo funcionamiento del software.
 
Aguilar, de HP, puntualiza que esas posibilidades dependen mucho de la plataforma; “las workstation más accesibles podrían ser menos adaptables en el sentido de que su desempeño es para aplicaciones bastantes básicas. Sin embargo, conforme va subiendo la escala de productos, las capacidades de adaptabilidad y escalabilidad son bastante más significativas, pues son plataformas más reales y tienen mayor cantidad de puertos, ranuras PCI Express, y más opciones donde el usuario puede no solamente escalar en poder, sino también extender el ciclo vida del producto”.
ThinkStation-P300 family 01

México, el mayor mercado en LA

Al abordar el tema de la adopción de estaciones de trabajo y de servidores en México Pezúa responde que nuestro país es el mercado más grande de workstations en Latinoamérica y aprovecha para comentar que “Dell tiene una posición de liderazgo, así como en el mercado de servidores”.
Pezúa añade que la adopción de ambas plataformas se ha incrementado año con año debido a que cada vez son mayores las necesidades de almacenar y procesar mayor información, además de las crecientes exigencias del trabajo de los profesionales especializados.

Realidad virtual

Aguilar explica que hace un par de años “la realidad virtual que se utilizaba en nuestro país llegaba del extranjero, hoy México toma un papel cada vez más importante en la generación de contenidos de realidad virtual y con ello la demanda de equipos de alto desempeño. Hay aplicaciones bastante interesantes que están trabajando sobre todo la capacidad de inteligencia artificial que están generando estas nuevas necesidades”.
 
 
En equipos más básicos que no requieren un equipo tan extenso de procesadores, explica Aguilar, los usuarios que normalmente utilizaban equipos regulares de trabajo “empiezan a identificar el desempeño que tienen estos equipos ante un uso mucho más intensivo de recursos de hardware y poco a poco empiezan a migrar a los equipos workstation. El mismo uso, las mismas necesidades de los usuarios los han obligado a utilizar equipos más robustos y en este caso las workstation resultan ser una plataforma más conveniente”.

Oportunidad de negocio

Esto representa sin duda una importantísima oportunidad de negocio para el canal, asegura Pezúa. “En ambos casos, se debe realizar una venta de valor al cliente, entendiendo muy bien sus necesidades empresariales y aconsejando la mejor opción, además del software, y servicios que puede agregar”.
 
Sobre si la oportunidad de negocio para el canal está en la venta, el mantenimiento o el servicio, Aguilar asegura que “la oportunidad, la más inmediata, siempre será la venta. Lo mejor es entender las necesidades de los clientes y hacer una venta realmente consultiva para darle una mejor solución. No solamente en términos del equipo, sino del costo de mantenimiento y del ciclo de vida del producto”.

Podría interesarte.

Rendimiento, lo esperado por los más especializados

Visto 688 veces Modificado por última vez en Viernes, 31 Agosto 2018 18:54
Inicia sesión para enviar comentarios