Empresas más receptivas, proactivas y predictivas con la Industria 4.0

La también llamada ciberindustria ha cambiado la forma en la que los negocios operan y todo el contexto en el que compiten.


El nuevo modelo de Industria 4.0, o ciberindustria, ha cambiado la forma en la que se planea, diseña, implementa y opera una fábrica en el mundo. Este movimiento alterna las técnicas de producción con la nueva camada de tecnologías inteligentes que se integrarán de forma paulatina en las organizaciones y personas.

Los baluartes tecnológicos de la Industria 4.0 son, ni más ni menos, herramientas de las que hemos oído hablar mucho en los últimos años, como la robótica, la analítica, la inteligencia artificial (IA), el Big Data y el Internet de las Cosas (IoT), entre otras más, como la interconexión masiva de sistemas y dispositivos digitales.

Para muchas grandes empresas manufactureras, el riesgo estriba en que si no comprenden y aplican los cambios que está marcando este nuevo modelo industrial, además de aprovechar las oportunidades que presenta, correrán el riesgo de perder su participación de mercado, e incluso, de desaparecer.

Las cabezas de las organizaciones también tendrán que cambiar, por supuesto. Muchos, acostumbrados al esquema tradicional con información y comunicaciones lineales, les costará asumir el cambio, pero tendrán que hacerlo si quieren sobrevivir en la nueva jungla que representa la Industria 4.0 y las nuevas tecnologías en las que está soportada. Estos líderes ahora empiezan a tener acceso a los datos en tiempo real y la inteligencia de negocio transformará la forma en que operan sus negocios.

Suena casi obvio decirlo, pero la llamada 4ª Revolución Industrial no solo afectará los procesos de fabricación en todo el mundo, sino tendrá repercusiones en todas las ramas industriales y sectores, con su consecuente afectación social.

La Industria 4.0 puede mejorar las operaciones y la rentabilidad del negocio al transformar los productos, la cadena de suministro y abastecimiento, además de las expectativas de los clientes. Es probable que dicha revolución cambie la forma en que hacemos las cosas, pero también podría afectar la forma cómo los clientes interactúan con ellas y las experiencias que esperan tener mientras interactúan con las empresas.

Las repercusiones de la Industria 4.0 pueden percibirse en múltiples niveles, desde los grandes ecosistemas, a nivel corporativo, así como a nivel de empleados, clientes y proveedores. Todos ellos tienen o tendrán afectaciones en un momento dado, unos más, otros menos.

La recomendación es estar informados y ampliar la capacidad de adaptarse, ajustarse y aprender de los nuevos tiempos que demandan una mente abierta al cambio. Contar con datos fidedignos y actualizados en tiempo real hará, necesariamente, que las organizaciones sean más receptivas, proactivas y predictivas. Por otro lado, las firmas aumentarán su productividad y eliminarán tiempos muertos, entre otras ventajas.

[ Jorge Fernando BayáDirector General para Latam de TOTVS]

Visto 104 veces
Inicia sesión para enviar comentarios