Actuar como Startup en la trasformación digital

Éxito en transformación digital
Actuar como Startup para el éxito
El proceso de experimentación, fracaso, y resurgimiento son algunos de los factores de éxito para las empresas que decidan emular la visión de las startup.

Mauricio Ríos Martínez, CEO en Everis Chile, comenta que el objetivo es cumplir con las necesidades del cliente, respondiendo a dos interrogantes, ¿qué pueden hacer los datos y las tecnologías digitales para resolver los problemas de mis clientes? y, ¿qué soluciones son valoradas por los clientes?

Martínez ejemplifica con el caso de FedEx en 1984,  a quien le costó cerca de  350 Mdd, cuando decidió crear el servicio de entrega electrónica, ZapMail, para competir con las máquinas de fax. Una propuesta  interesante, pero que no generó interés en ese momento y fue desestimado por la compañía luego de su segundo año de lanzamiento. Otro ejemplo es el de Coca Cola Life, que se lanzó en 2013 con una predicción de ventas muy alta, pero no logró cautivar al público.

Efectividad de startup

Respondiendo ambas preguntas con minucia, se logra el éxito. Aquí los ejemplos dan un giro efectivo, como con la chilena Cornershop, la colombiana Rappi y la sueca Spotify, que supieron ver la necesidad del cliente, y además, entendieron el valor que ellos le otorgarían al servicio que se ofrece. Aquí radica el éxito: hacer un perfect match entre la necesidad y la valoración.

Para que una empresa pueda lograr un éxito similar, primero, tiene que estar abierta al fracaso, si no acepta esta posibilidad, no debería embarcarse en un viaje a lo desconocido. Además, hay que ser consciente de que toda experimentación requiere de un trade off: estar dispuesto a una inversión, es un gasto en el corto plazo para obtener una ganancia de largo plazo. Si como empresarios no somos capaces de aceptar ciertas pérdidas, jamás podremos lograr resultados distintos.

Crear una cultura abierta a la experimentación no es fácil, responder esta pregunta e implementar la respuesta, lo es aún menos. Existen diversos pasos a dar en las empresas para lograrlo. En primer lugar, favorecer el ambiente de testing al interior de la compañía.  Cuando logramos que nuestros colaboradores ideen nuevas formas de abordar los hábitos, estaremos impulsando la experimentación a través de la innovación.

Fuimos criados para buscar el éxito y la aprobación por las cosas bien hechas, por eso el fracaso nos asusta tanto. Este es el segundo punto. Debemos cambiar nuestro foco y entender que el fracaso es una oportunidad de mejora. En la experimentación nada se pierde, ya que está contemplado el error. De esta manera el fracaso es visto como un paso obligado para el éxito. Cuando los colaboradores saben que la empresa no sólo aprueba la experimentación, sino que también la alienta, esto los impulsará a desafiarse a sí mismos y a sus antiguas formas de pensar.

En tercer lugar, resulta necesario que todo cambio sea top-down. Si el liderazgo de las empresas no está comprometido y no demuestra el interés, el cambio jamás será posible. La cultura empieza por la cima de la pirámide y sólo a través del ejemplo se logra la adhesión consciente y verdadera.

Por último, las startups tienen una relación muy sana con el riesgo. No temen probar, ni equivocarse, porque todo aquello les deja enseñanzas para lanzarse nuevamente a la aventura y ganar. Creando ambientes de experimentación y prueba estamos insertando en nuestro ADN tradicional una porción de startup que resulta muy sana para la competitividad en industrias cada vez más exigentes.

Lee más
La inteligencia aumentada avanza en pro de la humanidad