Consejos para vacacionar sin descuidar el negocio

Para Microsip, los empresarios deben equilibrar el establecimiento de un plan estratégico con poder tomar vacaciones sin preocupaciones innecesarias.

Ciudad de México. Una de las mayores preocupaciones de los empresarios al finalizar el año es cómo salir de vacaciones sin comprometer el funcionamiento del negocio. Sin lugar a dudas, contar con colaboradores de confianza es fundamental, sin embargo, lo principal es tener muy claras las actividades y procesos de cada área así como sus resultados correspondientes, de manera que la empresa pueda funcionar correctamente en todo momento.

Para lograrlo es necesario tomar algunos puntos en cuenta que permitirán tener el control permanentemente, incluso más allá de los períodos vacacionales, de forma que los procesos críticos se mantengan libres de riesgos.

1. Visión del Empresario: ¿Hacia dónde va mi negocio?
El primer paso que se debe dar, es preguntarse el rumbo que se desea tomar para la empresa. Tener metas y objetivos en el corto, mediano y largo plazo. Además de tener claridad en este sentido, también es indispensable compartir dicha visión con los colaboradores, de esta manera estarán alineados los esfuerzos en los equipos de trabajo hacia un fin común.

2. Análisis: Lo que tengo y lo que puedo mejorar
El siguiente paso es evaluar minuciosamente los procesos de cada una de las áreas para conocer los recursos con los que se cuenta, identificar aquellas que requieren de mayor atención, la manera en que están funcionando y las necesidades específicas para un mejor desempeño. Esto permitirá al empresario hacer los ajustes necesarios para optimizar los recursos y mejorar donde haya áreas de oportunidad.

3. Planear es la ruta al éxito
Posterior al análisis, es indispensable elaborar un plan detallado de las acciones a seguir, dividido por áreas, puestos, funciones y con los tiempos de implementación de cada una, de forma que los colaboradores conozcan cuáles serán sus responsabilidades y pueda actuar en consecuencia, alineados con la visión y los objetivos de la compañía.

Dentro del plan, es esencial considerar el desarrollo comercial, la mejora y automatización de los procesos, las contrataciones que deberán llevarse a cabo y el trabajo para fortalecer a los colaboradores.

4. Llegó la hora de actuar
Una vez establecido el plan de negocio, ha llegado el momento en el que cada colaborador ejecute las acciones correspondientes a su responsabilidad y su área, para lo cual es importante que el empresario proporcione las herramientas necesarias, desde maquinaria, equipos de cómputo y sistemas administrativos, hasta entrenamientos, capacitaciones técnicas y comerciales, presupuesto para actividades de integración e implementaciones tecnológicas.

5. Supervisión y métrica
Un proceso adecuado de planeación incluye un arduo trabajo de supervisión en los que se establecen períodos de pruebas para detectar posibles fallos en los nuevos procesos, ajustando lo que sea necesario. Es indispensable establecer indicadores de desempeño que permitan conocer si los objetivos planteados podrán o no alcanzarse al finalizar los períodos marcados.

6. Ciclo de Mejora Continua
Una vez que los indicadores de desempeño están establecidos y cada área está trabajando, se deberán implementar ciclos de supervisión continua, midiendo los resultados. Esto con la finalidad de ejecutar acciones inmediatas de mejora para toda aquella métrica que este por debajo de lo deseado.

Siguiendo estos consejos los empresarios podrán tener una mejor visión y mayor tranquilidad, será momento de darse un tiempo y tomar el descanso necesario para volver con nuevos bríos.

Visto 578 veces Modificado por última vez en Viernes, 05 Febrero 2016 13:36
Inicia sesión para enviar comentarios