CNC cómo automatizar la supervisión y aumentar la eficiencia

La competencia en el mercado ha hecho que el optimizar la producción sea una meta a lograr para todas las empresas.

Es necesario contar con la innovación necesaria para poder adaptarse a las necesidades del mercado y, en este sentido, la automatización industrial es el factor clave para programar procesos productivos más veloces, precisos y adaptativos.

Para cumplir con la meta hay que tomar en cuenta elementos clave como crear espacios de trabajo seguros y que faciliten la colaboración y coordinación entre máquinas y humanos, sobre todo para la realización de tareas de supervisión y control de la producción.

Para este tipo de tareas, las máquinas de control numérico (CNC) son las herramientas claves que facilitan que este sistema de control se aplique a diferentes robots industriales, contando con la ventaja de que son fácilmente reprogramables y adaptables para operar con diferentes tipos de máquinas y sistemas periféricos y actuar como guías de visión.

Robots CNC: las máquinas de control más eficientes

Sin importar de si se trata de maquinaria estática o portátil, el control numérico computarizado puede actuar supervisando y ajustando al detalle variables como la velocidad, posición o precisión de diferentes acciones, como el corte, pegado o ensamblaje de piezas.

Para actuar de tal forma, un robot CNC responde según las coordenadas de posición de los brazos robóticos con relación a las piezas, es decir, que de alguna manera actúa como un GPS que supervisa desplazamientos y movimientos.

Aplicaciones robóticas para máquinas de control numérico

En el caso de los sistemas diseñados por Universal Robots cuentan con diversas ventajas que pueden marcar la diferencia en el planteamiento de un proceso industrial.
Una de las más destacables es introducir funcionalidades que permitan una programación exacta, como en el caso de la velocidad o fuerza de acción, pudiéndola modificar de forma automática e instantánea ante la presencia de un trabajador, de manera que el profesional puede operar de forma segura y reduciendo los riesgos de accidente.

El diseño compacto y la reprogramación de los robots CNC facilita su aplicación en cualquier tipo de máquina, de manera que la instalación también se puede realizar de forma rápida y sencilla, sin que esto acarree costes adicionales.

Otro ejemplo de éxito e fue el de la industria del metal Thiele donde un robot personalizado hizo factible que una empresa de tamaño mediano pudiera invertir en una tecnología que ayudara a aumentar la producción, sin realizar una inversión muy alta y sin llevar a cabo procesos muy complejos de instalación y formación de los operarios.

Con esto han conseguido que un sistema automatizado pueda seguir produciendo durante la noche sin interacción humana. Contar con un robot CNC permite que también se encargue de la supervisión de la maquinaria, por lo que este brazo robótico se encarga de todas las tareas de fresado de forma más eficiente.

 

Lee más
EC Line y Gigabyte unen fuerzas para crear soluciones de POS