Slide

Conozca los mitos sobre las Baterías Recargables

Syscom esclarece los usos de este importante dispositivo para almacenar energía en Litio-Ion.

Ciudad de México. Hoy en día estamos rodeados de una gran cantidad de dispositivos portátiles diseñados para facilitar nuestras labores cotidianas de trabajo, estudio y ocio. Todos estos dispositivos tienen algo en común, se alimentan por medio de una batería recargable y que en la mayoría de las ocasiones nos presentan ‘un dolor de cabeza’, pues la carga no dura o se descarga muy rápido. Las baterías recargables se han empleado por muchos años; sin embargo, con el uso masivo de dispositivos móviles la ciencia y la tecnología han buscado la forma de hacerlas más eficientes y duraderas.

Existen varios motivos para creer que el futuro de las baterías recargables recae principalmente en el Litio, por encima de los compuestos químicos que dominaron el mercado hace algunos años. Las baterías de Litio-Ion no han madurado completamente, no obstante se han hecho avances muy importantes en el tamaño y peso, así como en el tiempo de vida, seguridad e incrementando la capacidad.

Por años la gente ha advertido a los usuarios de tabletas electrónicas y teléfonos celulares que descarguen por completo la batería de su dispositivo antes de volverla a cargar. Esto es porque una batería que ha sido descargada parcialmente y se conecta de nuevo al cargador es susceptible a lo que se conoce como «efecto memoria», una condición que degrada la capacidad de la batería al considerar que la capacidad real es solo lo que se ha descargado. Las baterías recargables de Níquel-Cadmio (NiCd), si no son descargadas completamente antes de volverlas a cargar, pierden capacidad. Aquí es cuando se presenta el «efecto memoria». En cambio, si la batería es descargada completamente antes de colocarse en el cargador no existe tal efecto pues la capacidad sigue siendo la misma salvo las degradaciones que sufre con el uso. Si usted está usando un dispositivo equipado con una batería de Litio-Ion, el «efecto memoria» no aplica para usted. Su batería puede ser cargada sin importar el nivel de carga actual con la tranquilidad de que no sufrirá una perdida en la capacidad.

Sin embargo, sólo porque usted no tenga que lidiar con el «efecto memoria» no significa que sus baterías no requieren de un cuidado adecuado. A continuación se mencionan algunos mitos sobre las baterías de Litio-Ion y algunos consejos para prolongar la vida de su batería y asegurar una adecuada fuente de alimentación para sus dispositivos.

Mito: Se debe descargar completamente la batería antes de ponerla a cargar.
Como se ha mencionado anteriormente esto es falso. Ésta era una recomendación que se hacía anteriormente para baterías de otras químicas, pero ya no es necesario para las baterías de Litio-Ion a pesar de que mucha gente lo sigue comentando. La gran mayoría de los fabricantes recomiendan mantener la carga de la batería entre un 40% y 80% para alargar su vida útil.

Los fabricantes también recomiendan calibrar la batería cada 3 meses para que el dispositivo sepa exactamente la cantidad de carga que tiene. Si el porcentaje de la batería cambia drásticamente en su dispositivo a cada rato, es tiempo de calibrarla. Para hacerlo basta con usar el dispositivo hasta que se descargue completamente la batería, luego ponerlo a cargar de forma continua hasta que alcance el 100% y luego desconectarlo y encenderlo. ¡Listo! La batería ha sido calibrada.

Mito: Dejar la batería cargando toda la noche recorta su vida útil.
Esto sucedía con las baterías antiguas de otras químicas, y la gente lo sigue mencionando, sin embargo, esto es falso. De hecho es menos dañino dejar la batería cargando toda la noche que descargarla al 100%. La causa de esto es porque los nuevos dispositivos cuentan con cargadores muy inteligentes que limitan o controlan la carga hacia las baterías protegiéndolas de una sobre carga. Una sobre carga a la batería ocasionará que se caliente mucho lo que es muy malo. Lo ideal es mantener la batería en una temperatura ambiente y no exponerla directamente a rayos del sol.

Mito: Cerrar las aplicaciones alarga la carga de la batería.
Esto es correcto para una computadora, pero no así para el teléfono celular. En el caso de los Smartphone, cuando deja de usar una app, ésta se congela y no hace nada. Sin embargo, al cerrar la app lo que se hace es sacarla de la memoria RAM del teléfono, y la próxima vez que se abra, el dispositivo tendrá que cargarla por completo de nuevo. Todo este proceso de cerrarla y abrirla te consumirá más energía que dejarla simplemente congelada. Cerrar las apps que no utilice mejora el rendimiento de la memoria del dispositivo pero no el consumo de la batería. Las alertas de las aplicaciones de mensajería son un devorador de la carga de la batería y para prevenirlo basta con apagar el uso de datos en segundo plano o apagar las notificaciones en las aplicaciones que no se necesitan.

Mito: Desactivar el WiFi, Bluetooth y GPS alarga la vida de la batería.
Aunque de cierto modo esto es verdad, no significa que debemos apagar todas las funciones del dispositivo. El WiFi y Bluetooth solían consumir mucha energía en el pasado, pero hoy en día consumen tan poco que si se apagan solo obtendremos alrededor de 20 minutos adicionales de batería, lo que en realidad no es mucho. Esto no significa que debemos dejar encendido el Bluetooth si no lo vamos a usar, pero no perdemos mucho si olvidamos apagarla. Lo que si consume mucha energía es la pantalla por lo que si quiere extender la batería debemos bajar el brillo de la pantalla o encenderla lo menos que se pueda.

Mito: Usar solo cargadores oficiales u originales con su smartphone.
Los fabricantes siempre van a preferir el uso de sus propios cargadores, pero en el manual de usuario solo indican que es altamente recomendado usarlos. Esto no significa que los de otras marcas nos sirvan. Claro que hay que tener mucho cuidado con los cargadores baratos y de mala calidad que mienten sobre la cantidad de energía que ofrecen, poniendo en riesgo la vida de la batería. Sin embargo, existen muy buenos cargadores a precios más asequibles que aquellos oficiales.

Es muy importante leer las recomendaciones de los fabricantes sobre el uso y cuidado de las baterías en los manuales de usuario de los dispositivos. Una batería puede durar muchos años siempre y cuando el usuario tenga cuidado con la forma correcta de cargarla y previendo el uso en climas extremos de frio o calor. En caso de no hacerlo la batería sufrirá de daños irreparables que van desde el desgaste prematuro de la batería hasta accidentes de explosión gracias al calentamiento excesivo de la batería por malas prácticas.

Si desea mayor información sobre este artículo, puede enviar su petición Victor Sanora.

Lee más
CES-2021-Salud
Innovación que fortalece la salud de las personas