Customización de PC, entre look y desempeño

Tener un equipo al entero gusto depende de varios factores: el uso que tendrá y el presupuesto disponible. De ello charlamos con especialistas en el tema.

La personalización de una computadora puede ir desde cambiar únicamente el gabinete o la apariencia física hasta los componentes internos (procesador, tarjeta madre, tarjeta de video, RAM, sistemas de ventilación o de enfriamiento líquido, etcétera).

En opinión de Jorge Rodríguez Ochoa, Líder de Soluciones en Revko Technology, “motivos para personalizar el equipo hay de sobra, por ejemplo, armar una PC gamer con todo el estilo y, por supuesto, el mejor rendimiento, o para el diseño o la renderización que soporte los requerimientos del software más especializado, o simplemente para plasmar un estilo único”.

Por su parte, Arturo Montalvo Contreras, Product Manager en la División Cómputo en Ghia, explicó que los usuarios quieren equipos que se adapten a sus gustos, necesidades y presupuestos. Buscan el mayor desempeño, por lo que la adecuada selección y personalización del hardware y software se convierte en la mejor manera de lograrlo.

“Hay quienes se inclinan más por una estética envidiable, pero gran cantidad de ellos prefieren un desempeño único. Por eso con Acteck podemos cubrir cualquiera de esas necesidades y gustos con nuestra oferta de gabinetes. Para quien busca estética, el gabinete IVO y el que prefiere desempeño el gabinete Volta X es el indicado. Los que no se deciden por alguno pero buscan estética y desempeño el gabinete Heinkel es la opción. Estos dos últimos corresponden a la categoría Acteck Integra Pro”, destacó Rodríguez.

Montalvo consideró que “definitivamente el desempeño debe imperar sobre la estética; sin embargo, algunos usuarios privilegian la segunda”.

Enfocados en el rendimiento, Montalvo señaló que se puede ganar mucho en desempeño al personalizar un equipo si se toman en cuenta algunos de los siguientes puntos:

  • Elegir los componentes adecuados de mejor desempeño
  • Acelerar el hardware aprovechando las capacidades de overclock del equipo cuando éste las tiene en uno o varios de los componentes.
  • Actualizar y optimizar el software.
  • Usar software original. De esta manera se garantiza la correcta funcionalidad del equipo y es posible recibir actualizaciones importantes que podrían optimizar su rendimiento.

Por ejemplo, Rodríguez comentó que se puede ganar mucho en desempeño con un simple cambio de gabinete. “Con el gabinete Heinkel, hecho de aluminio, la temperatura de los componentes en el ensamble es siempre la óptima. Además, cuenta con espacios para albergar sistemas de enfriamiento líquido y mantener siempre fresco el procesador, para una tarjeta gráfica con una longitud hasta de 420 milímetros y puerta lateral de acrílico con bisagras para facilitar el acceso a los componentes internos y apreciarlos”.

Existen muchos componentes para personalizar un equipo. Los expertos enumeran: gabinetes, fuentes de poder, tarjetas madre, procesadores, discos duros, memoria RAM, GPU, tarjetas de sonido, puertos de expansión, ventiladores, sistemas de enfriamiento, hasta componentes externos de control, audio y video como teclados, mouses, bocinas, monitores etc. “La correcta elección de éstos es crucial para lograr el máximo rendimiento”, agregó Montalvo.

Este artículo fue publicado en la edición del mes de septiembre 2019, de la revista Boletín de la Computación. Para continuar la lectura da clic aquí.

Lee más
Digital Signage
Digital signage, un impacto visual que genera ventas