El gran negocio viene en formato pequeño

Empresas de todos los giros están volteando a ver a las tablets como la herramienta del futuro. Quien no participe en este nicho dejará pasar sendas ganancias.

Las tablets están pegando con tubo. El año pasado, a decir de IDC, este segmento en México creció “desorbitantemente” –según palabras del propio analista–, alcanzando una tasa de 170%. De acuerdo con Abraham Llández, consultor de dispositivos comerciales y de consumo de IDC México, para 2014 el aumento se estima en 48%, para volver a repuntar e incrementar su tamaño en 69.3%, promedio, hacia 2018. 

Ciertamente la tablet no nació pensada para un ámbito empresarial, pero es innegable que será su segunda casa. Y es que estos gadgets, con aplicaciones de negocio específicas, presentan la oportunidad de empoderar al empleado hacia una mayor productividad y agilidad de respuesta, además de ser de fácil soporte por las áreas IT empresariales y permitir al negocio optimizar procesos al eficientar las labores cotidianas. En otras palabras, engloban lo mejor de dos mundos: todo el poder de procesamiento y versatilidad de una computadora, pero con la portabilidad y comodidad que solo dan los smartphones.

De hecho, diversos analistas y fabricantes ya sugieren que la tablet eventualmente suplantará el uso de las laptops para cuestiones laborales. Jordi Sanz, gerente de producto mobile B2B de Samsung, está seguro de ello, por lo que para él es hora de que el canal esté presente. “El mercado de computadoras portátiles va a la baja y el de tablets, a la alta”, dijo.

Un reporte global de Infinite Research estima que el embarque total de tablets para empresas tendrá un crecimiento anual compuesto (CAGR) de 48% entre 2011 y 2016, lo que hará que el número de tablets en este sector pase de 13.6 a 96.3 millones de unidades a nivel mundial.

Para Research and Markets, la adopción de tablets empresariales estará alineada a los rangos históricos del smartphone, cuando menos, aunque es muy probable que los sobrepase. En un análisis de mercado, esta firma puntualizó que si bien actualmente el crecimiento más fuerte se observa en Norteamérica, hacia 2016 se proyecta que serán los países y regiones emergentes los que presencien el gran “boom” del negocio.

De acuerdo con Sergio Olguín, gerente de Panasonic Toughbook en México, 60% de las 500 empresas más grandes a nivel nacional ya implementaron las tablets en sus procesos, o bien están en camino de hacerlo.

Con todo, hay que decir que estos dispositivos representan para las compañías costos mucho más allá de la compra de las tablets, como son los relacionados con el desarrollo de aplicaciones de negocio, la implementación de programas de gestión y la seguridad inherente, así como el mantenimiento y actualizaciones de las mismas. El costo total de propiedad (TCO) de estos equipos, según estimaciones de Infinite Research, es de cinco a ocho veces el precio de su compra, de ahí que sólo los vendedores capaces de ofrecer los TCOs más convenientes serán los que aseguren las mejores posiciones en el mercado.

Del BYOD al “CYOD”
Actualmente, la tablet puede hacer su entrada masiva en las empresas de dos maneras: cuando el negocio mismo dota a su personal con uno de estos juguetes y mediante el fenómeno de “Traiga su propio dispositivo” (BYOD, por sus siglas en inglés), donde cada empleado usará su tablet personal para asuntos laborales.

Para las organizaciones, el BYOD todavía es un dolor de cabeza ya que las áreas IT deben cuidar la gestión de los dispositivos pero en un ambiente heterogéneo y no precisamente bajo su control, siendo responsables de instalar aplicaciones y permisos inherentes a cada rol, proteger la información del negocio que circula por los gadgets y más.

No por nada para Jordi Sanz de Samsung, si bien se trata de una tendencia mundial, en México falta mucho para que se dé masiva­mente: “Los usuarios están usando sus gadgets en la oficina, pero para asuntos personales o de revisión de correos, pues las em­presas aún no sueltan muchas aplicaciones de uso empresarial, sea porque todavía no existe una filosofía de trabajo móvil, por la dificultad que presenta el modelo para los negocios o porque aún no existen las aplicaciones en este formato”.

Durante la presentación del Estudio Anual de Tendencias y Proyecciones 2014 para Latinoamérica y México, Edgar Fierro, director general de IDC México, dio su visión al respecto comentando que el BYOD dará paso al CYOD (Choose Your Own Device), con lo que las empresas “buscarán evitar las filtraciones de datos y las fallas de seguridad en los dispositivos móviles utilizados para el trabajo”.

En este sentido, sirve como parámetro el dato de 451 Research: actualmente en Estados Unidos una de cada cinco empresas entrega tablets a su personal. “Desde 2010, cuando se liberó la primera iPad, ha habido una demanda creciente de tablets para asuntos de trabajo ¬–señaló Chris Hazelton, analista de esta firma–. Entonces, el uso de estos aparatos en el negocio era de 4%, pero para 2012 subió a 21%, lo que deja claro que la tablet llegó al sector empresarial para quedarse.”

Industrias verticales en la mira
De acuerdo con Mark Ritorto, presidente de Infinite Research, “la demanda en el terreno de tablets empresariales es impulsada por el deseo de optimizar la productividad”, lo cual no exime a ninguna industria. Educación, salud, finanzas, retail, manufactura, turismo, energía, legal y otros sectores empresariales, así como gobierno, están adoptando –o adoptarán eventualmente– el uso de tablets. Infinite Research destaca que hoy día el nicho de servicios financieros es líder en cuanto a uso de estos gadgets, mientras que los de más rápido crecimiento en adopción de cara al 2016 serán las industrias de educación y gobierno que, en visión del analista, crecerán 55 y 53% respectivamente.

Aunque existen fabricantes que al momento no cuentan con tablets específicas para su comercialización en el segmento empresarial, para otros proveedores la personalización de tablets hacia el mercado empresarial es prioritaria. En un ejercicio de RuggedPCReview, fabricantes destacaron la importancia de esto al ser cuestionados sobre la viabilidad real de crear “tablets verticales” que emulen la facilidad de uso de la iPad con características de durabilidad y aguante acorde al negocio.

DAP Technologies es uno de ellos. Khalid Kidari, su director de Marketing, habló de la M9010, tablet de uso rudo que combina la funcionalidad amigable del mercado de consumo con lo que las organizaciones requieren: soporta caídas de 6 pies sobre concreto, incluye un es­cáner para fácil recolec­ción de datos y su pan­talla touch puede usarse portando guantes, entre otras características.

Mark Holleran, presidente de Xplore Technologies, describió a esta revista estadounidense sus tablets semi-rudas, cuyos modelos son sumamente parecidos a una iPad por fuera pero cuentan con certificaciones adecuadas para ambientes de ne­gocios, incluyendo el hecho de que no se descompondría en situaciones extremas y su touchscreen que puede funcionar en ambientes húmedos o fríos.

Para Olguín de Panasonic, la evangelización de los clientes está aún en proceso: “Nos enfrentamos con empresas queriendo implementar tablets para sus empleados, pero piensan en gadgets de consumo, tradicionales, y estamos en la labor de enseñarles por qué son más convenientes las tablets de uso rudo”. Opina, además, que el principal nicho para las tablets empresariales está en empleados cuya actividad no tiene un lugar fijo. “Interactuamos con la iniciativa privada y gobierno, y vemos que la gran mayoría de las organizaciones implementando una estrategia móvil está colocando tablets en áreas donde antes no había siquiera una PC. Como ejemplos: la cementera que lleva en estos dispositivos su control logístico, la aseguradora que dio a sus ajustadores una tablet para levantamiento de datos o policías que consultan en línea información de robo”, explicó.

En el sector educativo, un referente a destacar es la Classmate PC, de Intel, que –de acuerdo con Pedro Cerecer, director de la División de Negocios de la empresa en México– mejora la enseñanza y el aprendizaje de alumnos gracias a sus funciones de hardware y aplicaciones de software específicas para la educación. En este gadget, “los contenidos se presentan de forma más visual e interactiva, lo que la hace atractiva a los niños”.

Al igual que Olguín, Cerecer citó que muchas escuelas están usando tablets convencionales como herramienta educativa pero, añadió, “es importante recordar que la oferta educativa va más allá del hardware; debe ser una solución integral”.

Lee más
TCL
Los smartphones de TCL llegan al mercado mexicano