Slide Slide Slide Slide

El Servidor: Centro de la red para las PyMES

La idea de que un Servidor es un equipo destinado para grandes empresas se ha erradicado. Las PyMES también pueden acceder a los beneficios que aportan estos sistema. No dude en entrar al juego, y ofrezca servicios corporativos a costos de usuario final. 

 

Las empresas deben ser más competitivas y encontrar innovación para sobrevivir. Esta es una de las premisas que lo ayudarán a promover sus servicios como especialista en tecnología, pues ciertamente, aportan grandes beneficios para los despachos independientes, emprendedores y Micro empresas que siempre buscan optimizar tiempos, eliminar procesos tediosos o simplemente, mejorar la calidad del resultado final.

Un Servidor puede ser la respuesta correcta, pues se trata de una computadora denominada “Nodo” y su característica principal es que forma parte de la red. Puede distribuir y administrar recursos, dependiendo del tipo específico, hacia otros nodos o computadoras también denominados “Clientes”.

En una red empresarial o corporativa el servidor es el elemento principal. Aunque hay muchos tipos de servidores, debe pensar con calma y seleccionar el que sea más compatible tanto en presupuesto como en necesidades puntuales.

Sin embargo, una de las ventajas actuales de los servidores es que ya no son necesarios equipos de onerosas capacidades, como anteriormente sucedía; ahora se puede usar un dispositivo más sencillo en una habitación de condiciones habituales; lo que evita por ejemplo, comprar toneladas de aire acondicionado. Concéntrese en diseñar las funciones, necesidades y sobre todo un mapa de su red para entonces trabajar sobre ella.

Los servidores más comúnmente usados en una empresa u oficina son: servidor de archivos, de impresiones, correos, Proxy, para Bases de Datos y servidor Web. Muchas veces pensamos que para que cumpla con alguna o todas esas funciones debe ser una maquina muy robusta – y muy cara. Les presentamos algunos pequeños tips para que entren de lleno en lo que seguramente será la tendencia en este año para las PyMEs.

Primer paso: La planeación

Tome en cuenta el número de computadoras en la oficina, usuarios por computadora, necesidades informáticas internas y externas del giro del negocio. Una vez tenga los jugadores, será momento de presentar el estadio en dónde jugar los partidos diarios.

Por ejemplo, si necesitamos el uso de algún servidor de correos para tener un servicio interno e institucional debemos poner en la balanza cuál es la mejor alternativa: un servidor dedicado o podemos usar un servidor externo con algún proveedor de Hosting.

De la misma manera pasa para la página Web, esto se define según los recursos tanto humanos como técnicos con los que contemos así como el número de usuarios. Si tenemos más de 15 usuarios y 10 computadoras el uso de un servidor puede ser necesario.

El uso de un Hosting es bueno para una pequeña empresa que apenas comienza su vida en línea, pero para una empresa establecida y sobre todo en crecimiento constante el tener su servidor en “casa” puede ser la diferencia entre un soporte rápido y eficaz, a otro que sólo se preste por vía electrónica.

Segundo paso: Selección de la computadora

Como mencionamos en un principio, mucha gente tiene la idea que para tener un servidor el gasto más importante será en hardware. Debemos definir necesidades y capacidades para entonces seleccionar el equipo; seguramente se dará cuenta que el proyecto para este perfil no requiere extensas granjas produciendo resultados masivos.

Para un servidor Web, archivos, impresiones, incluso servicio de correo (siempre y cuando la base de datos no sea muy extensa) es más que suficiente una PC de mediano/alto rendimiento en la que se pueda instalar algún sistema operativo especializado para funcionar como servidor. La inversión para esta máquina será la misma que se usa en una estación de trabajo o cliente estándar.

Si no necesitamos publicar una página Web o los correos funcionan debido a que los manejamos por medio de un Hosting externo puede recomendar seguir la misma estrategia; pero si necesitamos algún administrador de archivos o servidor de impresión, hay dispositivos especializados que pueden auxiliarnos.

En la actualidad, el sistema operativo Windows en cualquiera de sus versiones caseras y de oficina permite compartir una impresora con cualquier computadora conectada en la misma red. La desventaja es que forzosamente necesitamos que la computadora-server (donde se encuentra conectada físicamente la impresora) se encuentre encendida para poder mandar trabajos desde otros clientes. Sin embargo, vale la pena considerarlo por temas de presupuesto –sobre todo si el servicio se requiere en horas laborales únicamente.

Otra opción es el dispositivo denominado NAS (Almacenamiento agregado a la Red, por sus siglas en ingles), consiste en un sistema que contiene desde uno hasta decenas de discos duros controlados por un pequeño chip y un Sistema Operativo que permite conexión, generalmente TCP/IP, y permite compartir archivos con varias computadoras.

Muchos de estos NAS a la vez cuentan con puertos USB, los cuales permiten conectar una impresora. Así que su centro de almacenamiento compartido también puede fungir como un servidor de impresión simultáneo. Hay opciones muy económicas con las cuales se puede tener acceso local y por medio de Internet, convirtiéndose en una pequeña nube personal.

En caso de requerir manejo de múltiples correos electrónicos, bases de datos muy robustas o la combinación de páginas web con bases de datos, se recomienda el uso de servidores especializados con doble procesador y memoria especializada con corrección de error.

Tercer paso: Sistema Operativo

Aunque lo ponemos como el tercer paso, después del hardware es el que desanima a muchos usuarios ya que una licencia de Windows Server dista mucho de ser económica (comparada con las licencias para computadoras personales), la paquetería es otro gasto y el pago por cada cliente lo hace muy difícil para una pequeña empresa implementar este tipo de soluciones.

Dependiendo de las necesidades de nuestra empresa podemos solucionar este conflicto de dos maneras: usar una licencia de Windows normal y realizar las funciones de servidor por medio de software especializado; o seleccionar algún tipo de sistema operativo que sea de distribución gratuita pero que tenga un buen sistema de seguridad. Algunas versiones de Linux pueden adaptarse a este tipo de conflicto. De esta manera y teniendo en cuenta estos tres pasos podemos observar que nos es tan difícil ni tan costoso implementar algún sistema de servidor en nuestras oficinas o empresas y podemos obtener beneficios prácticos que impulsen la innovación y la cultura de evitar desperdicio en recursos.

 

Lee más
Fortinet
Fortinet actualiza oferta de firewall para Security Fabric