Evaluando la app-titud empresarial

Adoptar tecnología no es un gasto para las empresas, sino una inversión.

Ya sea un Ama de Casa que raciona la sopa, un conductor que le pone gasolina Premium a su coche, o un estudiante que escribe por ambos lados de su cuaderno, todos estamos familiarizados con la expresión coloquial “pa’ que rinda”. Aún más, en el día a día, nos posicionamos en una búsqueda constante de rendimiento, mejor conocido como hacer más con menos.

Sin embargo, en muchas ocasiones la palabra rendimiento puede resultarnos en un concepto un tanto ambiguo, debido a su variedad de aplicaciones. Para fines prácticos, la definición literal del término, de acuerdo a la RAE, refiere a “La proporción entre el producto, el resultado obtenido y los medios utilizados.”

En este sentido, es fácil entender que la palabra tenga fuertes connotaciones para la industria de tecnología, donde muchas veces utilizamos rendimiento y desempeño como elementos intercambiables. Mas es importante resaltar que el verdadero valor del concepto apunta directamente a la raíz misma de la tecnología: el hacer los procesos más sencillos, a través de un menor número de herramientas.

Tal perspectiva trasciende lo filosófico, y se adentra en todos los aspectos de lo cotidiano, como pudimos nombrar anteriormente; y uno de los espacios en que esta dinámica se ve más demandada es en el aspecto empresarial, donde llega justamente al valor clave: la eficiencia.

No es algo que se alcance únicamente mediante la automatización, sino que el factor humano sigue siendo el eje rector, aunque al no verse atado a una tarea y espacio exclusivos, el trabajador cuenta con un mayor rango de acción, impulsando la proactividad y el llamado “multitasking”.

De acuerdo al Índice de Innovación de la Sociedad (QuISI), desarrollado por IDC y auspiciado por Qualcomm, el sector empresarial es uno de los que más ha avanzado en términos de adopción de la innovación, de entre los tres segmentos ponderados (Personas, Empresas y Gobierno), avanzando a convertir la tecnología en un instrumento necesario para su operación.

“En el caso de las empresas, México se encuentra arriba de Brasil, Argentina y Colombia. Esto se debe principalmente a que la cultura del IoT en nuestro país ha sido muy relevante. Hoy encontramos muchas áreas que incorporan este tipo de tecnología, desde el sector industrial en sus cadenas de producción, soluciones orientadas a la reducción de costos, aplicaciones en el área de logística, etcétera. Y esto nos da un punto de comparación interesante frente a otras economías, dando una medición más fidedigna de cómo estamos avanzando en madurez y penetración del mercado de tecnología,” explicó Edgar Fierro, Vicepresidente y Director General de IDC México.

El estudio habla de una evolución acelerada de las herramientas de productividad, destacándose principalmente dos vertientes: Internet de las Cosas y Movilidad. Sin embargo estas líneas no se mueven de manera aislada, sino que conllevan todo un ecosistema que se ve sostenido en su mayoría por las crecientes demandas de conectividad, aplicaciones y contenido, esbozando una plataforma de posibilidades a tomar.

La oficina del futuro, hoy

No porque la tecnología sea concebida, en muchas partes, como una plataforma para el desarrollo, quiere decir que los procesos se sustituirán tajantemente, sino que esta renovación va generándose de manera paulatina. El ejemplo más claro sería el de la máquina de escribir, que evoluciona hasta convertirse en computadoras de escritorio, laptops y, actualmente, dispositivos móviles; los cuales centralizan un gran número de tareas a la vez – dejando inclusive la capacidad de escritura como tarea secundaria.

La movilidad es una de las principales tendencias tecnológicas que han estado implementando las empresas en los últimos años, y durante el 2016 no será la excepción. Entre las principales ventajas de esta tendencia se postula la administración remota, brindándoles a los negocios una funcionalidad “on-the-go” que potenciará su presencia, mientras  optimiza tiempos y recursos.

“¿Qué sucedería si no te encuentras en tu oficina y recibes la llamada de algún cliente importante necesitando la propuesta de negocio de manera urgente? ¿En cuánto tiempo podrías reaccionar? ¿Y si estuvieras de vacaciones?, este tipo de problemáticas pueden ser resueltas gracias a la movilidad, con la implementación de aplicaciones, dispositivos y diferentes herramientas para poder acceder a nuestra información desde cualquier lugar y hora del día” comentó Ricardo Bárcenas Salinas, Go to Market and Sales Manager de Westcon.

El mayor reto que enfrentan las compañías es cómo obtener mayor productividad con las mismas personas, y con una dependencia tecnológica cada vez más imperativa, el cumplimiento de objetivos hace de la inversión tecnológica una necesidad.

Frente a este panorama, las empresas no pueden darse el lujo de replegarse y aferrarse a su base instalada, sino que necesitan reajustar sus políticas para generar un ecosistema móvil, tanto para el ámbito operacional como para el transaccional. ¿La respuesta? Apuntar a la competitividad.

El smartphone como centro de mando

Los modelos y la fuerza de trabajo se han visto transformados, permeados en gran medida por el uso de tecnología. Si miramos en retrospectiva, el escritorio con la máquina de escribir, los post-it, el calendario, la agenda de contactos, el teléfono y el tablero de pendientes, han sido reemplazados por una consola de control única: el smartphone.

La tecnología es un factor clave para el desarrollo de las Pequeñas y Medianas Empresas. De acuerdo a la consultora Techaisle:

– El 98% de las PyMEs señalan a la Nube como una prioridad tecnológica para incrementar sus ganancias y reducir costos ya que entre otros beneficios, agiliza sus operaciones y procesos.

– 80% de los empleados utilizan dispositivos móviles para tener acceso a la información de la empresa ya que para ellos, el espacio de trabajo no está restringido a un lugar físico.

– Casi la mitad de los empleados comparten y crean documentos de manera simultánea y un tercio utilizan diferentes modos de colaboración al mismo tiempo.
– El 81% de las PyMEs cree no contar con soluciones que refuercen la seguridad de sus datos.

Actualmente los smartphones se han convertido en un dispositivo prácticamente indispensable, sumamente ligado a la cotidianeidad humana, desmintiendo la idea de que la tecnología es una inversión costosa.

“Es precisamente la adopción de herramientas tecnológicas uno de los elementos clave en negocios exitosos, que hemos identificado en Latinoamérica”, señaló Helmuth Cepeda, director de Soluciones para socios, Pequeña y Mediana Empresa de Microsoft México.

Incluso, con la administración adecuada, pueden emplearse los dispositivos propios de los empleados y orientarlos a una perspectiva laboral, con distinción de perfiles personales, gestión de credenciales y accesos diferenciados, reduciendo el gasto en equipos y destinando esas cifras a redes y aplicaciones que impulsen esta tendencia.

¿Lo que importa es lo de adentro?

Cuando se trata de movilidad, las PyMEs no sólo buscan adoptar aplicaciones, también esperan soluciones robustas que maximicen el trabajo de sus empleados. El concepto de oficina está cambiando y ya hay quienes consideran la suya a aquel espacio donde se encuentran sus dispositivos y empleados.

Tomando en cuenta los planteamientos anteriores, si bien un dispositivo móvil abre la puerta a un potencial inmenso de productividad, no es más que el primer paso de una nueva operación empresarial. La creación de un ecosistema que fomente los negocios digitales es todavía una realidad plausible, pero que propone un sinnúmero de posibilidades.

Aplicaciones como Office 365, la evolución directa de una suite de ofimática a los requerimientos de una interfaz móvil, muestran un desplazamiento palpable de donde se encuentra el negocio; de ahí que muchos fabricantes le apuesten al desarrollo de software multiplataforma, posicionando a la flexibilidad como activo de valor.

Otra vertiente que se inclina por la movilidad son los servicios administrados de impresión, donde el mismo smartphone es el primer filtro de acreditación para acceder a la impresora o escáner, fortaleciendo las medidas de seguridad y optimizando el flujo de trabajo, valiéndose de la nube como anclaje de esta tecnología.

Según la marca Ricoh, durante 2016 veremos el inicio de la movilidad real en los procesos de negocio, donde los trabajadores remotos podrán tener acceso a documentos importantes desde sus dispositivos móviles.

El ámbito financiero no se queda atrás, y tanto para el manejo de cuentas personales como la administración de la nómina empresarial o la emisión de facturas, son ya varios los jugadores que han buscado la certificación de sus aplicaciones por instituciones financieras como el IPAB, CNBV, SHCP Y BANXICO.

Respecto al ámbito de comunicaciones unificadas, videoconferencia, mensajería instantánea o compartir archivos sería prácticamente imposible nombrar el número de alternativas que se ofrecen en cuanto a apps, ya sea en Android o iOS.

En conclusión, las herramientas para alcanzar esa meta de rendimiento van en aumento y muchas veces la verdadera clave es el girar la manera en que utilizamos una plataforma para estar disponibles en todo momento o viceversa, que la información esté al alcance cuando es verdaderamente importante contar con ella.

Tip de negocio:Complemente su hardware existente con aplicaciones de productividad multiplataforma, que le permitan hacer negocios en el camino o en sitio, para volverse omnipresente.

Lee más
Socio Tecnológico
Capacidades de un Socio Tecnológico