Slide Slide Slide Slide

Lleve toda su vida, guardada en el bolsillo

Conforme migramos a la sociedad digital, más datos generamos. Pero, ¿Dónde guardamos esa información y cómo accedemos a ella?

Todos recordamos con cariño nuestras celebraciones de cumpleaños. Los regalos, los abrazos, las felicitaciones, el pastel. Obviamente estos eventos señalan hitos, momentos que marcan nuestro desarrollo como personas en camino a la madurez. Pasamos de recibir juguetes a ropa, a accesorios para nuestro trabajo o elementos para el hogar.
 
Sin embargo, anecdóticamente también nos permiten observar la forma en que ha avanzado la tecnología.
 
Personalmente recuerdo, por ejemplo, pasar de pedir como regalo casetes a Cds, a tarjetas de puntos para descargar canciones. Ahora que lo evaluó, hubo un fenómeno interesante en el que, a través de los años, una tía empezó a regalar USBs en todos los cumpleaños. Una opción práctica que le resulta útil a cualquier persona, mostrando cómo hoy por hoy el almacenamiento portátil se ha convertido en una necesidad de todos los días.
 
Y es una cuestión que muchos vivimos. De esa época en que se entregaban trabajos en disquetes de 3 y ½, a grabar la información en un disco, llevarla en USB o simplemente enviarla por correo, actualmente la información se ha convertido en un activo casi transaccional, que determina muchas acciones de la vida diaria.
 
Si bien iniciativas como el almacenamiento cloud han cobrado mayor injerencia de unos años para acá, factores como conectividad, disponibilidad y costo, otorgan importancia al almacenamiento móvil, el cual se ha evolucionado a mayores capacidades conforme se incrementa el volumen de datos generados. No necesitamos hacer una encuesta para saber que todo mundo tiene al menos una memoria USB, la cuestión es si este dispositivo cubre fielmente sus necesidades de almacenamiento.
 
Espacio y portabilidad
 
La comunicación ha evolucionado, no sólo en plataformas y temáticas, sino en recursos de expresión. Hoy por hoy los mensajes no se limitan a lo verbal, lo visual ha adquirido un enorme impacto, desplegando a su vez una infinidad de modalidades, de la fotografía a la animación, y para soportar estos formatos el intercambio de archivos se ha postulado como un factor de relacionamiento clave.
 
Muchos de los procesos que realizamos se ven unificados en nuestros dispositivos móviles, sin embargo sus características suelen verse rebasadas por el uso que les damos, mermando su rendimiento.
 
Es así que entre las demandas constantes que hacemos a la tecnología, la capacidad de almacenamiento y velocidad de transferencia aparecen como elementos decisivos. De ahí que los métodos de almacenamiento centren su diseño en potenciar estas habilidades, extendiendo las funcionalidades embebidas de los dispositivos.
 
Bajo este esquema podemos identificar dos líneas de almacenamiento portátil: integrado, es decir, que se incorpora al dispositivo y amplía la memoria disponible; o independiente, con el propósito de guardar archivos específicos y consultarlos en cualquier equipo.
 
Para elegir el dispositivo más efectivo es necesario tener identificadas las necesidades del usuario, considerando los siguientes parámetros:
 
¿HDD o SSD?, he ahí el dilema.
 
Desde el auge de las memorias USB, hemos presenciado el desarrollo de su hermano mayor: el Disco Duro Portátil. Actualmente este dispositivo se ha convertido en la mitad de una encrucijada, ponderándose continuamente frente a los Discos de Estado Sólido.
 
La principal diferencia entre ambos radica al interior: El SSD utiliza memoria flash, mientras que el HDD cuenta con mecanismos de almacenamiento magnético. Esta característica hace de los primeros menos sensibles al movimiento, con un procesamiento más rápido y silencioso.
 
Del lado de los HDD, se destacan por proponer mayor espacio de almacenamiento y rendimiento multitareas, además de la clara ventaja en la relación de precio. Igualmente, este tipo de artículos están más consolidados en lo que a portabilidad refiere, ya que la oferta SSDs se ve un poco más reducida al requerir, en algunos casos, una carcasa para el uso externo.
 
Sin embargo esto no es una limitante absoluta, distintos fabricantes están trabajando por hacer de los Discos de Estado Sólido una herramienta de la movilidad.
 
Samsung, por ejemplo, ha desplegado el Portable SSD T3, un equipo pensado para apuntalar la capacidad de dispositivos móviles a través del almacenamiento externo, ofreciendo opciones que van desde los 250 GB hasta 2TB, dentro de un factor de forma del tamaño ultracompacto, con velocidades de transferencia de 450MB/s.
 
El Toshiba Canvio Premium, en cambio, propone un HDD de diseño reforzado y elegante, compatible con USB de tipo A o C, que integra hasta 3TB de almacenamiento. Adicionalmente, cuenta con 10GB de almacenamiento en la nube, así como opciones de accesibilidad remota a los archivos de la unidad.
 
Transcend ESD400 es un Disco de Estado Sólido Portátil, con una capacidad de hasta 1TB y con interfaz USB 3.0. Pequeño y ligero, es un dispositivo que cabe en el bolsillo, con el beneficio de tener al alcance de la mano todos sus archivos. Debido a su carcasa de protección, el ESD400 soporta golpes y vibraciones sin dañar la información.
 
Diseñado para aplicaciones de juego demandantes, el HD650X de Adata lleva el almacenamiento a un ramo más especializado. Con 2TB de almacenamiento y rápidas velocidades de respuesta, este Disco Duro Externo refleja resistencia desde su estructura, compuesta por tres capas: montaje acolchado, carcasa de plástico y funda de silicón. Dedicado para funcionalidades con la consola Xbox, tiene habilitado el puerto USB 3.0.
 
También pensado para aplicaciones de nicho el SSD Extreme 900 de Sandisk orienta su desarrollo a los profesionales multimedia, entregando velocidades hasta 9 veces superiores a las disponibles en HDDs estándar. Preparado para la resolución 4K, este producto cuenta con versiones de hasta 1.92TB, además de incluir un sistema de encriptado para proteger los datos.
 
Según se transformen nuestras necesidades como usuarios, nos encontraremos con nuevas alternativas tecnológicas para tener nuestros archivos siempre disponibles. Además de la nube, múltiples métodos están en desarrollo para consolidad el almacenamiento portátil. Por ejemplo, en la Universidad de Southampton han logrado generar un disco de cristal capaz de contener 360TBs, al imprimirle información con tecnología de cinco dimensiones, demostrándonos que la innovación es un proceso siempre en movimiento.
Lee más
Vertiv
Vertiv pone en marcha programa de intercambio de UPS en México