Slide Slide Slide

¿Por qué el mundo necesita Apps de Business Intelligence?

Miguel Reyes de Information Builders

Por: Miguel Reyes, director general de Information Builders para México, España y Portugal

El reto de conseguir que el business intelligence (BI) sea más sencillo de usar y se expanda a muchos más usuarios se ha debatido con asiduidad en los últimos cinco años. Durante este tiempo, el BI se ha quedado estancado en una penetración de mercado de entre un 10% y un 20% de los usuarios empresariales. Cada año aparece una nueva herramienta analítica, un nuevo proceso que promete más poder para los analistas de negocio. Si bien, ninguno de estos avances ha facilitado la adopción masiva de esta tecnología, sueño que algunos han venido a catalogar como “consumerización” del BI.

Pero, ¿resulta razonable seguir esperando la llegada de nuevas herramientas para analistas? Porque ¿cuántos analistas necesita realmente una compañía? Deberíamos emplear mucho más tiempo en averiguar cómo extender la inteligencia de negocio a  empleados operacionales, proveedores y partners. Por cada analista de negocio, existen cientos de empleados que se podrían beneficiar de una información a tiempo y mucho más accesible.

Apple vs. Microsoft y Apps vs. Herramientas

Cuando miramos al BI a través de los ojos del usuario final, así como del analista de negocio, podemos observar dos aproximaciones diferentes basadas en dos filosofías variopintas, muy comparables a las políticas que sostienen Apple y Microsoft. Mientras que Microsoft se ha moldeado siempre a sí mismo para adentrarse en el mundo empresarial, Apple ha concentrado tradicionalmente su software en el consumidor, circunstancia que en su momento generó una batalla épica entre herramientas y apps.

Microsoft ofrece un set de herramientas relativamente limitado en torno a su suite de productividad Office. Todas ellas fueron diseñadas para satisfacer las necesidades de cualquier tipo de empresa. Pero de las cerca de 30.000 funcionalidades distintas con las que cuenta Excel, averigüe cuántas utiliza su usuario habitual. La mayoría, menos de un 5%. Sólo unos pocos saben cómo usar las tablas dinámicas, y los departamentos de TI se ven obligados a construir cientos de macros para simplificar las plantillas de Excel.

Apple, por su parte, creó una app store con 500.000 apps, la mayoría de propósito específico, diseñadas para cubrir un abanico ingente de necesidades y demandas por parte del usuario ¡muchas más de las que nunca pensamos que podríamos generar!

Luchando contra la sobrecarga de funcionalidades

Y es que no sólo existe una sobrecarga de información en la sociedad, sino también de funcionalidades. No olvidemos que los usuarios finales no son analistas. Cuando un individuo necesita chequear el clima de su ciudad un día específico, no desarrolla un análisis en detalle de los patrones climatológicos. Sino que confía en lo que una app especializada le dicta. De forma similar, los usuarios de negocio quieren apps que les proporcionen la información de confianza que necesitan para desempeñar sus funciones.

Desde esta perspectiva, la “consumerización” del BI sólo podrá convertirse en realidad cuando emerja una tecnología capaz de transformar un portal de BI clásico en una app store de BI, que permita al usuario acceder y seleccionar apps específicas que le ayuden a resolver sus necesidades específicas.

Dos clases de herramientas de BI

Por supuesto, la simplicidad de estas apps se debería complementar con herramientas de más alto nivel que ayuden a los analistas a desplegar nuevos y más complejos análisis que tengan como resultado una mejor comprensión del negocio.

Más que empeñarnos en convertir al usuario final en un analista, deberíamos proporcionarle apps de información que le ayuden a optimizar sus habilidades laborales básicas. Y viceversa: más que dotar a los analistas de herramientas de BI simples, ayudémosles a aprender nuevas metodologías que maximicen su conocimiento. Los analistas están tratando de emplear nuevas fuentes y tipos de datos, así como vías renovadas de interacción con el consumidor, que les proporcionen más oportunidades para el análisis.

Las claves para saber cómo “consumerizar” el business intelligence puede que no estén completamente claras todavía, pero una cosa es cierta: una misma receta no es válida para todos. Las apps relacionadas con el BI pueden colmar las necesidades más variopintas del usuario final de una manera más eficiente que las herramientas que los analistas requieren, y, además, pueden contribuir a que el BI esté más cerca del núcleo donde se toman las decisiones.

Lee más
Gaming
El mercado gaming se fortalece frente al COVID-19