Slide Slide Slide

Proyecto Hydra: poder gráfico para la siguiente oleada de videojuegos

Diseñada para velocidad y desempeño superiores, permite visualizar juegos en 4K con los ajustes máximos que permita el título en puerta.

Sunnyvale, California. “Una leyenda ha nacido”, así inició la presentación hacia la industria de gráficos por parte de AMD, fabricante de componentes para PC que en asociación con Asetek, diseñador y proveedor de soluciones de enfriamiento líquido, dieron la bienvenida a su portafolio de opciones el modelo AMD Radeon R9 295X2, catalogada como la más rápida alternativa en el mundo gaming.

Lo que la hace distinta en el piso de ventas, es que viene acompañada de un doble procesador serie GPU R9, en un form-factor de una sola pieza. Este equipo tiene embebido un sistema de enfriamiento líquido libre de mantenimiento, el cual ha sido ensamblado previamente con todo lo relacionado a la disipación de calor. Muy importante a resaltar, la operación es muy silenciosa y su funcionalidad aumenta el desempeño natural de la tarjeta gráfica.

“Esta tarjeta de doble GPU ofrece un sonido líder en la industria y juegos 4K (3840 x 2160 pixeles) visualmente impresionantes, lo que demuestra una vez más que Radeon es sinónimo de juego”, dijo Matt Skynner, Vicepresidente corporativo y Gerente general de la Unidad de Negocios de Gráficos en AMD.

“Asetek se siente orgulloso de colaborar con AMD para ofrecer una solución de enfriamiento superior para una tarjeta gráfica realmente vanguardista e innovadora”, dijo Andre Eriksen, CEO y fundador de Asetek. Gracias a su arquitectura Graphics Core Next (GCN), la tarjeta gráfica ofrece la mejor oportunidad de experimentar juegos de alto desempeño que utilicen las ventajas de Mantle, una opción para los desarrolladores que permiten llegar al mismísimo hardware sin pasar por todas las capas que el cómputo tradicional tiene.

Como es una costumbre en la firma, podrá ayudar a sus clientes a conectar más de un monitor para tener una experiencia inmersiva por Eyefinity. En cuestión de la dimensiones físicas, se trata de una placa de 307 mm, tubos sellados de 380 mm de largo, y un disipador de 120 mm x 152.5 mm.

En cuestión técnica, se trata de una opción conformada por 124 mil millones de transistores, 5632 procesadores y 11.5 TFlops de poder computacional. Esto es apoyado por los 8 GB de memoria GDDR5 en memoria dedicada y 512 bits duales para el bus de memoria (Cuyo fin es nuevamente eliminar lo más posible los cuellos de botella).

“Es un hecho científico que el agua es 24 veces más efectivo y mejor adaptado para los casos de aboserver y transferir calor, que el aire”, comentó André Sloth de Asetek. De ahí que la bestia basada en chips puede seguir rugiendo sin necesidad de tomar un descanso. Al entrar en detalle de la solución, una bonba integras se une a microcanales que a su vez bombean el sistema a través de mangueras selladas a un ventilador que funciona como disipador de calor.

Al respecto, qué deberán saber los integradores para darle rienda suelta a las más fatídicas gestas heróicas de bytes y bits digitales. La firma indicó tres pasos al respecto: instalación de la tarjeta gráfica, montura del radiador (disipador) y colectar su justo pago por el arduo servicio. Aunque deberá considera que el equipo computacional deberá reservar 500 W para potenciar este rinoceronte del mundo gráfico.

En cuestión del acabado, se trata de una placa metálica sobria y elegante, añadida con un ventilador céntrico retroiluminado. Su entrata es PCI-E 3.0, soporta DirectX 11.2, tiene una tasa de llenado de pixel de hasta 130.3 GP/s. De acuerdo a métricas de 3DMark, puede superar en hasta el doble a su antecesora, la R9 290X.

 Para más información, visite www.amd.com 

Lee más
Impresión COVID-19
Mercado de impresión se ajusta a la nueva normalidad