CONTPAQi, 38 años acompañando el crecimiento de MiPyMEs

CONTPAQi
El posicionamiento y crecimiento de CONTPAQi están en satisfacer las necesidades de las MiPyME y un ecosistema de distribuidores profesionalizado.

CONTPAQi está celebrando 38 años de acompañar a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas mexicanas en su crecimiento y administración de procesos de negocio, un trayecto que ha dejado un gran aprendizaje a la compañía a base de éxitos, equivocaciones y situaciones muy complicadas en las crisis económicas de 1994, 2008 y la pandemia por el COVID-19.

René Martín Torres Fragoso, Cofundador y Director General de CONTPAQi, explica que en estos primeros 38 años han ocurrido eventos que han dejado un gran aporte a las soluciones de la compañía en cuatro procesos de negocio principales de toda empresa: Comercial, Recursos Humanos, Flujo de efectivo y Contabilidad.

“A través de herramientas de software ayudamos a los clientes a establecer las políticas de negocio que les permitan regir sus procesos en un orden en común, gestionar los diferentes recursos en crecimiento. Las empresas compran y venden, gestionan la información de sus empleados, deben cobrar lo que vendieron, deben estar en comunicación con instituciones financieras y todo ello en constante actualización en temas fiscales. Son algunos de las tareas que son soportadas por las soluciones de CONTPAQi”, subrayó René Torres.

Agregó que uno de los factores que incide en la mortandad de las compañías está en el desorden. Por ello es importante administrar los procesos y CONTPAQi se enfoca en procurar que se apliquen las mejores prácticas.

Inicio de CONTPAQi

René Martín Torres y José Luis de Alva, son los fundadores de CONTPAQi. Empresa que surgió de un proyecto académico realizado por José Luis de Alva mientras estudiaba la Maestría en Administración en el Tec de Monterrey en 1984.

El proyecto consistía en realizar el plan comercial de una compañía y se centró en una compañía que se dedicaría a desarrollar software empaquetado para las PyME y con ello democratizar el acceso al software y a la computadora.

René detalla que ambos fundadores trabajaban en una empresa siderúrgica, la cual contaba con un mainframe de cómputo que procesaba los datos de los diferentes procesos, pero tenía divisiones de negocio y empresas más pequeñas que capturaban chatarra, la procesaban y ese material era enviado vía ferrocarril a la planta. Sin embargo, estas empresas satélites no podían emplear la infraestructura de cómputo de la empresa.

“Empezamos por implementar una red de microcomputadoras, primero con la tecnología Apple y luego, por controversias con el gobierno ante la arquitectura cerrada, llegó la PC con IBM, el cual tenía otro sistema operativo, procesador 8086 y capacidades de memoria de 640K. Con este proyecto vimos la oportunidad de llevar la PC a todas las MiPyME y poner un software empaquetado que les sirviera para su contabilidad y nóminas, además de la necesidad de desarrollar todo un canal de distribución y prepararlos en la personalización para cada empresa”, cuenta el Director General de CONTPAQi.

Luego de unos años de gran aceptación, se acercó a los fundadores una comercializadora que planteó un esquema de negocio en el que les facilitaría la distribución, pero decidieron que ellos mismos debíamos crear un ecosistema de socios y distribuidores.

El software no es un comodity. No es caja que se desplaza y luego olvidarte. Es un producto de alta tecnología que requiere de un conocimiento especializado en negocios, infraestructura, redes, interconexión. Capacidades que hacen la diferencia en los distribuidores para la configuración del software y satisfacer las diferentes necesidades de información de los clientes”, dijo el directivo.

Regulación como base de la transformación

El auge de adopción de las soluciones empaquetadas de software empresarial llegó hasta 2005 con la aparición de la factura electrónica, primero con la adopción inmediata de las grandes comercializadoras y retails, luego por sus proveedores. La siguiente fecha fue en 2011 con la incorporación de Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI), que se volvió obligatorio para todas las empresas en 2013.

Con estos lineamientos, todas las organizaciones ya debían utilizaban infraestructura TI para el tema de las facturas electrónicas y contabilidad.

La PC llegó a solucionar muchos problemas de las empresas descentralizando el cómputo de los mainframes y llevarlo al escritorio de cada usuario. Pero aparecieron otras problemáticas como la obsolescencia del hardware que las mejores prácticas señalan de 3-5 años, además del licenciamiento y la dispersión de la información sin la certeza de conocer que equipo tenía la última versión de versión y documentos.

Sin embargo, con la nube, las problemáticas anteriores encontraron una solución. El poder de cómputo se vuelve a centralizar, lo mismo que el acceso ágil a la información y a través de equipos de bajo costo en donde los niveles de obsolescencia son muy bajos y la seguridad de la información es mucho mayor. Pero con la nube llegan cambios en el comportamiento y en la aceleración de la transformación digital de las empresas y las personas.

“La nube abre un horizonte de oportunidades para todos. Cuando una compañía se va a la nube, en automático la industria piensa en que transformará el negocio hacia una venta directa al usuario final y quitar a los canales. Sin embargo, nosotros no compartimos esa filosofía. Lo que sí está claro es que este movimiento obliga a los canales a transformarse, a no quedarse en la transaccionalidad tradicional y agregar nuevos valores a sus clientes en los nuevos esquemas de consumo de tecnología”, aseguró René Torres.

Hoy el 80% de la venta de CONTPAQi es por licenciamiento anual en la nube y el restante continúa a través de esquemas tradicionales de desktop. La compañía ha realizado grandes esfuerzos para convertir la base instalada hacia a los nuevos esquemas de consumo tecnológico, el cual tiene grandes beneficios como la actualización constante de los temas fiscales y el costo mucho más asequible.

La venta de producto a través de nube, requiere una estrategia de marketing que impulse a los canales a través a profesionalizarse y acceder a incentivos importantes. La parte de desktop esta muy dominada en estos 38 años de CONTPAQi, en donde se tienen una serie de rebates, incentivos y premios de acuerdo a las cuotas de ventas.

Sin embargo, la compañía está asignando mejores incentivos hacia el desplazamiento de clientes a esquemas de nube. Con una estrategia de capacitación importante porque nadie puede vender algo que desconoce, que incluso le provoca miedo o que modifica el modelo de negocio.

Planes de CONTPAQi durante 2022

René adelantó que para este año existen dos objetivos estratégicos: hacer de CONTPAQi una solución de nube y convertirse en una empresa centrada en el cliente; para lo cual han llevado a cabo un análisis de los ciclos de cualquier empresa e identificaron 64 microservicios de negocio que hace sentido poner en la nube y que a través de APIs abiertas otros desarrolladores agreguen valor en diferentes verticales del mercado. Una estrategia que estaremos desarrollando en los próximos dos años.

“Los cambios hacen sentido para despachos contables o contadores independientes que atienen a otras empresas, también para empresas emergentes con facturación anual por debajo de los 5 millones de pesos, y empresas confiables y competitivas que ya alcanzaron un modelo de negocio repetible y rentable”, explicó René Torres.

Lee más
Verbatim busca diferenciar al canal con un amplio portafolio