Equipos de TI frente a una tormenta de alertas

Dynatrace
Ordenar los falsos positivos, los duplicados y las alertas de baja prioridad de aquellos problemas genuinos representa un proceso lento y propenso a errores de los equipos de TI.

Las organizaciones de todo el mundo continúan transformándose digitalmente a medida que se esfuerzan por ofrecer una experiencia de usuario sin complicaciones y en innovar más rápido para satisfacer las expectativas de los consumidores.

Para lo anterior, cada vez más compañías migran sus servicios a entornos híbridos nativos en la nube. Si bien estos ecosistemas dinámicos brindan un nivel notable de agilidad a las organizaciones, también introducen niveles de complejidad sin precedentes. Investigaciones recientes demuestran que la administración de estos entornos sobrepasan las capacidades humanas para su administración.

Los equipos de TI modernos son bombardeados con miles de alertas de rendimiento cada día, las cuales deben ser analizadas para identificar y resolver posibles problemas antes de que impacten en el rendimiento de los servicios de TI y repercutan en la satisfacción de los usuarios y clientes. Frente a un volumen tan elevado de alertas, el equipo de TI promedio dedica el 15% de su tiempo tratando de identificar en cuáles deben enfocar su atención. Esto le cuesta a las organizaciones un promedio de $1.5 millones de dólares en gastos genéricos de personal cada año, y eso es incluso antes de que se hayan puesto a la tarea de resolver el problema subyacente.

Ahogándose en tormentas de alerta

Ordenar los falsos positivos, los duplicados y las alertas de baja prioridad de aquellos problemas genuinos representa un proceso lento y propenso a errores. Esto significa que los equipos de TI tienen menos tiempo para la tarea notablemente más importante que consiste en identificar la causa raíz precisa de los problemas de rendimiento y remediarlos antes de que los clientes o usuarios finales experimenten interrupciones en el servicio.

Superando la tormenta con operaciones impulsadas por la IA

Las organizaciones necesitan hacer la transición a operaciones en la nube impulsadas por inteligencia artificial para dominar sus entornos complejos y seguir teniendo éxito en un mundo centrado en la experiencia. La combinación de esto con un enfoque basado en un modelo de datos común que rompe los silos entre los datos de monitoreo que ofrecerá un soporte mucho mejor para los equipos de TI, brindándoles respuestas precisas y totalmente contextualizadas a los problemas de rendimiento, en lugar de más datos y alertas. Esto facilitará el camino hacia las aplicaciones de reparación autónoma mediante la automatización de los procesos operativos y de entrega continua.

En última instancia, los directivos de las compañías y los líderes de departamentos de TI deben enfrentar la insuficiencia de los sistemas de monitoreo tradicionales que están ahogando a los equipos de TI con alertas interminables. Las organizaciones de hoy necesitan hacer un cambio decisivo hacia las operaciones en la nube impulsadas por IA que brindan información procesable sobre el rendimiento de sus aplicaciones y el impacto en el usuario final. Solo así podrán ofrecer experiencias digitales sin problemas en medio de la complejidad de la nube empresarial y seguir siendo competitivos en un mundo centrado en el cliente.


[ Ramón Salas | Director Regional en NOLA de Dynatrace ]

Lee más
Cisco
Cisco anuncia fondos de financiamiento para apoyar la resiliencia de los negocios