Slide
Seguridad
Seguridad
Los sistemas de seguridad electrónica que se enfocaban a proteger activos, ahora son ajustados para satisfacer nuevas necesidades como entornos más saludables y seguros.

El año 2020 representó un hito para la industria de la seguridad electrónica, con ventas globales récord, y el gran impulsor fue la pandemia del COVID-19, que obligó a todos los sectores a implementar soluciones que permitan tomar medidas de prevención para la minimización de contagios, fundamentalmente relacionadas con monitoreo térmico de personas, pero también para controlar el flujo de personas, el control de acceso sin contacto y con la tecnologías para detectar el uso de cubrebocas y máscaras, entre otras cuestiones que hacen a la seguridad en salud de la población.

Durante toda la contingencia sanitaria del COVID-19, la digitalización ha sido una tendencia imperativa que ayuda a las organizaciones y consumidores para sortear los retos de bloqueos y restricciones. Este movimiento no es diferente en la industria de la seguridad, donde la integración con otros sistemas y las tecnologías sin contacto se adoptan para fortalecer los entornos seguros y minimizar los riesgos de salud.

De acuerdo con un análisis de MarketsandMarkets, el pronóstico para 2025 es que el mercado de videovigilancia crezca de 45.5 mil millones de dólares en 2020 a 74.6 mil millones en 2025, a una tasa compuesta anual del 10.4%.

Videovigilancia inteligente

Los sistemas de circuito cerrado de televisión (CCTV) es uno de los sistemas más versátiles para proteger las instalaciones y a las personas dentro de ellas. En el año 2020 se combinaron con tecnología de detección para ayudar en el distanciamiento social, el reconocimiento visual de cubrebocas y caretas como parte de las medidas de seguridad contra el COVID-19.

En el corazón de esta innovación se encuentra la Inteligencia Artificial (IA), que tiene la capacidad de capacitar a los sistemas de CCTV para aprender de situaciones en las que se ha identificado actividad sospechosa manualmente. Luego se pueden tomar decisiones automatizadas que desencadenan acciones, como el envío de notificaciones a equipos de seguridad o centros de monitoreo, hacer sonar alarmas o bloquear el acceso a ciertas personas.

Estas nuevas características han impulsado el uso de cámaras en mercados diferentes verticales y se esperan nuevas soluciones en la dirección de las ciudades y casas inteligentes en el futuro próximo.

Tecnología sin contacto

Si bien trabajar desde casa se convirtió en la norma en 2020, existe un marcado entusiasmo por volver al lugar de trabajo, lo que se traduce en la necesidad de soluciones que eviten la propagación de gérmenes.

Dado que las soluciones de seguridad se adoptan cada vez más para ayudar en la lucha contra la propagación de infecciones, es natural que se produzca una transición a la seguridad sin contacto. El aumento en estas soluciones controladas por dispositivos móviles dará una nueva forma al mercado de la seguridad en 2021.

La entrada sin contacto, que utiliza tecnología Bluetooth o NFC, verá un aumento en popularidad a medida que la sociedad se vuelva cada vez más libre de contactos. Sin embargo, estas tecnologías solo prueban la presencia de un teléfono inteligente o una etiqueta; no necesariamente verifican que la persona a la que se le concede la entrada realmente tenga ese derecho.

El reconocimiento del iris es más seguro y más preciso también, por lo que es probable que se convierta en una de las soluciones más ampliamente adoptadas para el control de acceso sin contacto a medida que avanzamos hacia 2021. Dicha tecnología también se puede combinar con cámaras termográficas, que pueden anular el acceso en el caso de detectar una temperatura alta, un síntoma potencial de COVID-19.

Acciones empresariales

Es importante que las empresas cuenten con un sistema de gestión de acceso e identidad física que sea adaptable y fácil de usar para ayudar a las organizaciones a gestionar el flujo de empleados y visitantes.

Establecer un ambiente de trabajo en estos tiempos introduce desafíos únicos para la seguridad de las organizaciones. Las regulaciones y normas señalan ocupaciones del 30% de los espacios de trabajo, mantener una sana distancia y utilizar elementos de protección como cubre bocas y mascarillas, además de desinfectar las zonas de trabajo. Todo lo anterior obliga a las empresas a aplicar un control de acceso más estricto.

Con este panorama, los sistemas de control de acceso han integrado a su operación aplicaciones y desarrollos que faciliten la protección, seguridad y cumplimiento de las normas establecidas por las autoridades sanitarias.

La tecnología de control de acceso es una herramienta clave para ingresar a los diferentes inmuebles como edificios inteligentes, hospitales, comercios, estacionamientos o corporativos, gracias a su adaptabilidad y facilidad para gestionar las entradas de forma rápida y segura.

Actualmente, es posible otorgar el ingreso sin tener contacto físico con otras personas, esto se debe sin duda a las posibilidades de la tecnología biométrica que, en los últimos años ha sido una pieza medular en el exponencial crecimiento del mercado de controles de acceso.

De acuerdo con datos de la compañía Magnet, se prevé que en 2024 el mercado biométrico alcanzará un 100% de su usabilidad, y una de las razones es su alto nivel de seguridad, pues el robo de datos biométricos es menor ya que es más difícil para los hackers hacer uso de esta información.

En lo que refiere a tendencias, el camino lo están marcando la llegada de la tecnología 5G, la Inteligencia Artificial de las Cosas (AIoT), las analíticas en el borde y la migración a la nube.

Lee más
Team
Team reveló su estrategia de negocios para 2021